El día antes de que llegaras


Texto de Peter Varg. Imágenes por JR Vanderaa.

Ven, siéntate junto al fuego y escucha la historia de mi hija.

Después de la reunión, Peter se fue a casa a pie con su esposa. Ya no había autobuses ni pasaban taxis. Caminaron unos kilómetros por los barrios populares de Santiago de Chile, desde el municipio de Pudahuel hasta el municipio de Cerro Navia. Mónica caminaba frente a él y su barriga estaba hinchada por la vida que llevaba. Unos meses más y nacería su hija o hijo. Desde que salieron de la urbanización de Santa Clara, un perro los sigue. Eso no era tan extraño en este barrio. Las zonas residenciales estaban llenas de ellos. Pero este era uno con el pelo azul.

Su esposa también lo vio y dijo entre risas: “Mira, Peter, estamos protegidos”.

En el cruce de las calles San Daniel y La Estrella, llegaron a la primera barricada. Las llantas de los autos en llamas hicieron que todo el tráfico diera la vuelta y todas las personas cuerdas eligieron otro camino. Las farolas estaban defectuosas, probablemente hechas pedazos. La noche estaba llena de humo y música de protesta se escuchaba aquí y allá. La dictadura que gobernó Chile durante 17 años estaba llegando a su fin. Los grupos de izquierda que sacrificaron sangre y lágrimas por este cambio reclamaron su lugar en la sociedad.

Peter vio a un chico que trabajaba con ellos en la organización social “El Pehuen”. Su nombre era Chupete, que en el argot significa piruleta. De su brazo colgaba una hermosa muchacha que les dedicó una dulce sonrisa. El brillo en sus ojos lo hizo sentir bien por un tiempo. Si los niños sin esperanza encuentran una misión en este mundo, quizás no sea demasiado tarde después de todo.

Los Cachorros, los Cachorros, miembros de una pandilla callejera de barrio, arrastran sus cuchillos caseros por los adoquines. Con los dientes afilados y los ojos enrojecidos por el consumo de drogas, parecían verdaderamente demoníacos. Un poco más adelante vio a un indio viejo sacando un cigarro del aire y estaban Domingo con Lela del consejo de barrio y Tom con Freya del comedor social. Ocultos en las sombras estaban los dioses antiguos y nuevos.

Los vio a todos donde se levantaron barricadas contra la injusticia y donde se hizo un mundo nuevo.

El perro los acompañó hasta la puerta de su cabaña y luego desapareció sin dejar rastro. Habían llegado a casa sanos y salvos. De repente se oyó el rugido de motores pesados ​​fuera. Llegaron los militares, pero los marginados de este mundo estaban listos.

En casa, Peter encendió una vela porque la red eléctrica había vuelto a fallar y vio imágenes en la pequeña llama.

Se frotó los ojos con cansancio y Mónica vino a masajearle el cuello sin ser invitada.

“¿Cuál es tu problema, Peter?”, preguntó ella.

Él respondió con ternura: “Veo imágenes a la luz de las velas. Eso me vuelve loco.’

“¿Que ves?”

Volvió a mirar la llama de la vela y susurró:

“Veo cómo decenas de ancianos con túnicas tradicionales formaron un círculo alrededor del asentamiento donde vive su familia en Copiapó. Con su canto sanador apaciguan la furia de la serpiente marina y la serpiente terrestre y previenen la destrucción total del mundo.”

Afuera, donde la gente sangraba, la lucha continuó hasta pasada la medianoche. Hacia la mañana los gritos de la gente libre estremecieron a la sociedad hasta sus cimientos. Los escuchó gritar y su grito se convirtió en una canción. Cantaron la canción de las personas que nunca querían volver a ser esclavos.

El 28 de marzo de 1990 nació Natasha y en este mes Chile obtuvo su primer presidente elegido democráticamente desde Allende.

¡Feliz cumpleaños Natasha!

FacebookmailFacebookmail

Estadísticas


Visitas de los últimos 7 días: 80

Visitas totales: 122524

Referencias robot de búsquedas: 975